Conectarse

Recuperar mi contraseña

Vota al Foro
Clima
Día: Nublado Noche: Poco nublado
Foro Hermano
Foro Hermano: Image and video hosting by TinyPic
Últimos temas
» Salundando y presentandose
Vie Feb 10, 2012 8:03 pm por Christian Baskerville

» taller de imagenes
Miér Nov 03, 2010 10:47 pm por tiler keneddy

» buenos y grises dias!
Miér Nov 03, 2010 10:06 pm por tiler keneddy

»  juego de ^ , > , v
Miér Nov 03, 2010 5:14 am por tiler keneddy

» ¿Qué opinas del personaje anterior?
Miér Nov 03, 2010 4:51 am por tiler keneddy

» ¡Confiesa!
Miér Nov 03, 2010 4:38 am por tiler keneddy

» ¿Qué harías si el de arriba e besara?
Miér Nov 03, 2010 4:29 am por tiler keneddy

» Ausencia indefinida!
Lun Oct 18, 2010 8:48 pm por Cassie Harrison

» La silla Caliente ////// Cassie Harrison //////
Lun Oct 18, 2010 8:46 pm por Cassie Harrison

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 30 el Mar Jun 22, 2010 11:56 pm.
Staff
Administradores

Alatz Séb. de Herrera

Nanako Kozlova

Emie Lemacks

Moderadores


Allan Hayes
Cristhel Wells

Noa Marshall
¡Afilianos!

A Silent World


Afiliados a Elite
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


Lluvia, sombras, pistas y ¿ópera? [Engel Lindemann]

Ir abajo

Lluvia, sombras, pistas y ¿ópera? [Engel Lindemann]

Mensaje por Cassie Harrison el Lun Jun 28, 2010 1:26 am

Ya había sido hora de ir a buscar la famosa torre. Bajo la torre de los tres ventanales, descansa la cautiva convertida a la fe verdad... Había aquella torre, era la pista evidente. Seguramente algo tenía que haber allí. Otra pista para poder salir de allí. No confiaba en el portal, alguien tenía que haberlo encontrado ya. O eran muy egoístas y se habían ido o el famoso portal no existía. Y si existía... mejor para mí si lo encontraba.

Caminé casi corriendo por el bosque, y cogí una rama del suelo. A lo mejor podía servir. ¿Una rama de árbol? Nunca se sabía como podía responder con un ataque de adrenalina al ver a los fherals. Después de más de una hora de camino, guiada por la parte alta de la torre entre los árboles. Allí estaba, delante de la alta y delgada torre. Impresionaba, me la esperaba diferente. Incliné la cabeza hacia atrás, para poder ver el final. Me sentía más pequeña de lo que era.

Nunca había destacado por mi altura. Era de las más bajas de mi clase y de mi curso, por no decir la más. En ballet destacaba por eso, era pequeña y fácil de llevar. Además, mis pies agradecían el poco peso que tenían que soportar al hacer puntas. Más de una vez se habían pensado que tenía un problema de nutrición, pero la verdad es que por mucho que comiera no engordaba ni adelgazaba un gramo.

Aquella torre me impresionó. Tenía que subir arriba, al menos para encontrar alguna pista. Bajo la torre de los tres ventanales, descansa la cautiva convertida a la fe verdad... A lo mejor aquella era la torre o desde lo alto de ella se veía otra torre con tres ventanales. ¿Los ventanales tenían que estar en la parte de arriba de la torre o podían estar escondidos? Menuda pista, podía haber resumido un poco lo de los fherals y haber acabado la pista. No digas eso Cassie, quien lo escribió murió para hacerlo. En eso no podía culparme, ya había hecho por mi vida y por la de todos los que estábamos allí.

Comencé a tararear el ritmo de una melodía famosa de una ópera de Mozart: La flauta mágica. Era el proyecto para navidad en el Royal Ballet. Se celebró una votación para escojer la obra organizada por los alumnos, a parte de la oficial de la escuela. Yo voté otra, pero la idea no me disgustaba para nada. Había aprendido a tocarla para violín con mi abuela y fue la primera ópera que fui a ver con mis padres y mis hermanos. Aquella torre me recordaba al decorado de la ópera infantil a la que fuimos. No se parecía, no tenía explicación para aquella melodía. Me gustaba y punto.

Comenzó a llover. En menos de diez segundos, comenzó a diluviar. Aquel clima acabaría con mi estado de ánimo. Londres no era una ciudad característica por el sol, pero después del día soleado lo encontraba muchísimo peor. Aquellas nubes, aquel viento, la humedad y la lluvia podían con cualquiera. Entré corriendo en la torre, con la mochila en la espalda. Antes de entrar dejé el palo en el suelo sin importarme demasiado lo que sucedía con él. Con el pelo mojado, dejé la bolsa en el suelo y me sacudí el cabello. La gran cantidad de agua que había caído en unos segundos era increíble.

-Madre mía la lluvia... A ver si alguien mata a las nubes -susurré mientras me quitaba el agua de los brazos. Definitivamente tenía que encontrar alguna manera de salir de allí.

Nota: Fragmento de la Flauta mágica que tararea Cassie<-- es un enlace, Cassie tararea desde el 00.35 xD. Ha salido largo, pero no te acostumbres a post como éste xd
avatar
Cassie Harrison

Mensajes : 148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lluvia, sombras, pistas y ¿ópera? [Engel Lindemann]

Mensaje por Invitado el Lun Jun 28, 2010 5:03 am

Este sitio me esta poniendo al limite, tengo que salir de aquí cuanto antes o me voy a volver loco del todo.

Sombras, monstruos que me acechan desde cada rincón, supervivencia extrema, paranoia... no estoy preparado para toda esa mierda, al menos no en unas dosis tan brutales como las que se administran en este jodido agujero infernal. No podré soportarlo durante mucho mas asíque necesito encontrar el maldito portal o cualquier otro método que me saque de aquí y me devuelva a donde mierdas estuviera antes de llegar a la ciudad fantasma.

Pero no he conseguido recabar ninguna pista o indicio que me indique con fiabilidad donde puede estar la salida; siempre he creído que la locura es la salida de emergencia a la realidad... quizás lo que debería hacer es eso: volverme completamente loco, como una puta puta cabra. La vida tiene que ser mucho más sencilla en una celda acolchada donde cualquier preocupación pueda disiparse aumentando un poco más la dosis diaria de Prozac (o cualquier medicamento antidepresivo que te mande el facultativo de turno al que le confíen tu salud mental). Vuélvete looooooooooooooooooco de atar, muérete de risa en un rincón solamente por mirar la pared y ver mil cosas extrañas surgiendo de ella, plántate delante de la ventana cada mañana preguntándote si los pajaritos te cogerán y te invitaran a un vuelo entre las nubes cuando hagas el salto del ángel desde una 5ª planta... todo tiene que ser tan bonito siendo un lunático.

Pero un jodido lunático de verdad, no un lunático como yo que simplemente se subía a escenarios con orejas de Mickey Mouse mientras desfilaba con botas militares y cantaba sobre el fin del mundo desatando la locura en el publico que acudía a los conciertos de Leiden Legion. Eso solo era un personaje construido a partir de los restos que habían quedado de mí después de la larga y complicada carretera que tuve que recorrer desde que me di cuenta de que yo no era como la mayoría de la gente a mi alrededor.

Ahora que lo pienso la insanidad siempre ha estado muy presente en mi vida.
¿Es posible que haya perdido la puta cabeza y ni me hubiera dado cuenta?
Quien sabe... bueno en realidad yo creo que sí lo se.

Vamos por partes como dijo Jack el destripador: estoy en un bosque, empieza a llover a cantaros y me estoy empapando hasta los huesos, me dirijo hacia una torre sobre la cual no se nada, tengo un bate de metal manchado de sangre seca apoyado sobre la nuca, además no tengo ni idea de lo que puede estarme esperando en esa torre o detrás de cualquier árbol... me cago en la puta; estoy completamente desquiciado.
Supongo que de un momento a otro vendrá algún celador del manicomio de Nuremberg para llevarme a rastras hasta la celda acolchada de la que me he escapado hace una semana; la mentalidad divergente algunas veces juega muy malas pasadas.

Pero en realidad no tengo muchas opciones si quiero encontrar el portal aparte de seguirle el juego al acertijo que había en la pared junto a la que empecé; en teoría esa pista me dirigía hasta una torre con tres ventanales y la torre hacia la que me dirijo es la única construcción que he visto por aquí de momento y que cumple alguno de los requisitos necesarios en la búsqueda… supongo que por algún sitio habrá que empezar a fisgar. 1 + 1 suelen ser siempre 2 asíque si mantengo la cabeza fría y aplico una cierta lógica a mis planteamientos debería conseguir sacar algo en claro de este puto torreón de mierda
Visto de cerca este lugar es todavía más impresionante que cuando lo veía mas allá de las copas de los maltrechos árboles del bosque, tiene que tener al menos unas 10 plantas más o menos y cerca de 60 metros (nunca se me han dado bien esta clase de cálculos a ojo de buen cubero). Me paseo en círculos alrededor de la torre apoyando el bate a modo de improvisado bastón inspeccionando un poco el edificio por fuera y el perímetro que lo circunda: se trata de un descampado común y corriente por muy extraño que eso pueda parecer en este lugar, la torre solo tiene una puerta de entrada y salida aparte de contar con la extraña característica de no presentar ningún elemento particular que recordara aquello de “los tres ventanales”.

¿Me habré equivocado de sitio?

Es posible, pero de todas formas lo mejor que puedo hacer ahora es entrar dentro para refugiarme un poco de la lluvia que cae ahora mismo empapándolo todo sin piedad ni discriminación alguna. Corro hacia la única puerta que he podido ver en la estructura y con cuidado abro la puerta poco a poco intentando hacer el mínimo ruido posible… toda precaución es poca, aunque tuviera ya en mi mano derecha el bate metálico listo para golpear a cualquier fheral o persona hostil que me intentara joder allí dentro.


PD: De mí tampoco esperes cosas tan exageradas, esque esta noche me aburro y estoy inspirado XD

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Lluvia, sombras, pistas y ¿ópera? [Engel Lindemann]

Mensaje por Cassie Harrison el Lun Jun 28, 2010 6:42 pm

Caminé lentamente, con la mochila en la mano y palpando la pared. Al final, sin saber como, llegue a una sala, sin salida. No estaban las escaleras. Cassie, tú y tu sentido de la orientación. Me di la vuelta, mientras tarareaba la melodía de Mozart. Caminé por el medio del pasillo y, aunque no era muy ancho, pasaba por el tranquilamente.

Al llegar a la puerta e ir en la otra dirección, vi a un chico entrar silenciosamente a la torre. Era altísimo, al menos lo parecía, vestía de oscuro y tenía un bate en la mano. No me vio, o al menos si lo hizo me ignoró. Él parecía ir camuflado en aquella ciudad: vestido de oscuro totalmente. Yo con mi jersey rojo, bastante sucio en la mano, la camiseta blanca con aquel dibujo en la parte inferior y los jeans que había encontrado el día soleado, era mi indumentaria. Destacaba bastante, sobretodo si estabas en medio de una calle solitaria; pero tampoco tenía demasiado tiempo para encontrar otra.

Me decidí a hablarle. Podía ser un maníaco asesino, aunque seguramente el bate le servía para defenderse de los zombies. Quien sabía, a lo mejor era la persona más simpática del mundo. Cassie, no te engañes, me dije, Es compañía, deberías estar contenta. En eso tenía razón, alguien con quien hablar era bueno. Tampoco pedía tener un mejor amigo, sinó una compañía en aquella aislada torre. Además, con el bate de baseball teníamos más posibilidades de sobrevivir si algún fherals nos venía a visitar.

-Hola -saludé -Espero que eso sea para los fherals -señalé al bate. Por favor que sea para los fherals, que sea para los fherals, que sea para los fhe...
avatar
Cassie Harrison

Mensajes : 148

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Lluvia, sombras, pistas y ¿ópera? [Engel Lindemann]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.